WWW.CAPITALFM.MX

Teléfono en cabina: 
|

Miércoles 22 de enero 2020

Cuando la basura conquistó el armario

capital-fm
Cuando la basura conquistó el armarioFoto:

En 1952 Marilyn Monroe acudió a recoger un premio a la mejor personalidad joven de taquilla con un despampanante traje rojo que fue duramente criticado. “Mejor hubiera ido con un saco de patatas”, le increparon. La leyenda del cine, ni corta ni perezosa, se enfundó en el ‘look’ sugerido y posó para la 20th Century Fox demostrando que, hasta de esa guisa, los caballeros seguirían prefiriéndolas rubias. Anécdota aparte, la moda no planea vestirnos con sacos pero, ojo, cualquier desperdicio es susceptible de reconvertirse en materia prima de ropa y complementos.

Realizar una camiseta consume entre 10.000 y 30.000 litros de agua y simboliza una emisión adicional de 3.6 kg de C02 a la atmósfera. Una sola camiseta. “Hoy en día es posible reciclar el 30% del viejo guardarropas. Los textiles se emplean en aislamiento y amortiguación para la construcción, peluches, plantillas o bolsas. Los zapatos se convierten en suelas, llaveros, embalajes protectores o carcasas”, explican desde la web de I:Co-System. Esta empresa de reciclaje está detrás de los contenedores de las tiendas Calzedonia. Esos en los que depositas el bikini que ya no te pones y la marca, por el gesto, te descuenta 5 euros en la próxima compra. I:Co-System también trabaja con Levi’s o H&M, que acaba de ser noticia por su línea ‘Conscious’. El vaporoso vestido de Natalia Vodianova demuestra que el poliéster reciclado de las botellas del fondo del mar puede ser tan moda como la seda.

Y es que los océanos han sido colonizados por una nueva y dañina especie: la basura marina. Cada año arrojamos más de 6 millones de toneladas de desechos a nuestra masa de agua. Esta contaminación mata a más aves y especies acuáticas que el cambio climático. En diez años la cantidad amenaza con duplicarse y es vital virar la tendencia. Ecoalf lo sabe desde que nació en 2012 con una filosofía sostenible. Confecciona con posos de café, lana, neumáticos, redes y, desde 2015, lleva a cabo ‘Upcycling the oceans’. Este proyecto tiene como objetivo transformar la basura marina en hilo. Los generosos pescadores de Levante recogen para ellos una tonelada de plástico al día. La dificultad es la desigual calidad del residuo por la sal y el sol. En la fábrica hacen, por ejemplo, su chaqueta Niagara con 30 botellas recicladas y la Kyoto con 52. Estos datos los imprimen en la etiqueta de su ropa para hacer al consumidor partícipe.

Continuando en las profundidades, Now Then ofrece una colección de baño y neoprenos femeninos de inspiración deportiva elaborada de forma eco. Entre ellos están el nylon reciclado que se obtiene también por medio de ‘upcycling’. Hacen material nuevo con desperdicios sin que se aprecie a partir de los residuos que recogen los voluntarios del programa mundial Econyl. Este nylon comprende aproximadamente un 75 por ciento de la colección. También utiliza ecopreno japonés obtenido a base de un mineral calcáreo que reemplaza el petróleo. “Nuestros bañadores no mezclan otros tejidos, siendo esto importante para el reciclaje al fin de la vida útil de las prendas. El porcentaje de fibra reusada está en torno al 80 por ciento. El resto es el elástico Lycra Extralife. Cada prenda tiene unos 300 gr. de material de desecho (redes de pesca, otros restos de nylon, etc)”, explica Andrea Salinas, su fundadora.

Inditex ha facturado el año pasado 20.000 millones de euros. Amancio Ortega (ese del que todas decimos que es rico gracias a nosotras) sabe que para continuar su buena racha tiene que tener planeta donde vender. Recientemente Zara ha estrenado en su web el apartado ‘Join Life’. Además de dar trucos eco para convertir los paquetes de sus envíos en floreros o bonitas cajas DIY, habla de su línea ‘Upcycling’. En esta colección las prendas son creadas con la Refibra Lyocell, que proviene de algodón reciclado y madera de bosques sostenibles. Esta se retroalimenta, ya que con su propio residuo se puede hacer nueva materia. Cáritas y Cruz Roja colaboran con la iniciativa.

La Estatua de la Libertad tampoco se ha librado de servir a la moda más responsable. Hace 30 años se sustituyeron los soportes originales de hierro y cobre del símbolo americano por barras de hierro. La marca de joyería Alex and Ani vio una oportunidad para hacerse con ellos y crear 26 piezas en colaboración con la Fundación de la dama más famosa de Nueva York.

La tendencia no para ahí, y para muestra un botón. O dos. Exactamente los de la colección de ropa New: Do de Geox. Sus botones son Ecomarble, producidos con una resina que contiene un 15 por ciento de materiales viejos. Las cremalleras de las prendas utilizan un hilado de poliéster reciclado New Lifer procedente de botellas PET. Además, las cadenas metálicas están producidas con la recuperación de descartes industriales sometidos a un eficiente proceso de galvanización.

¿Cómo se puede transformar la lencería en una ensalada? Esto se cuestionaban en Wolford hasta que dieron con la respuesta en su línea ‘Cradle to Cradle’ . Las materias primas de sus medias y lencería parten de un ciclo infinito que nunca va a crear residuo. No tienen tintes y pueden abonar la tierra o generar energía. Como dice Andreas Röhrich, director de producto, “sus tres ingredientes son fibra celulósica derivada de la silvicultura sostenible, un aceite biodegradable y un hilo que se degrada sin emitir sustancias nocivas”.

Lo primero que viene a la cabeza cuando se habla de moda reciclada es coger un pantalón viejo y darle chispa con unos rasgados o desempolvar el bolso de la abuela, ahora ‘vintage’. Esta práctica casera también la realizan marcas internacionales, pero ellas lo venden. En el año 2000, Cheap Monday era una tienda de segunda mano llamada “Weekend”, ubicada en las afueras de Estocolmo. Hoy tiene imagen propia pero conserva una colección cápsula llamada C/O en honor a sus raíces. Toda ella está hecha a mano en su sede a partir de ropa donada. En esta segunda oportunidad dan a las piezas toques atrevidos como bandas fluorescentes o parches coloridos. Además de reciclar sienten que están cerrando el círculo.

 



cover
00:00 00:00