WWW.CAPITALFM.MX

Teléfono en cabina: 
|

Martes 21 de enero 2020

Cuando tu ex se convierte en tu BFF

capital-fm
Cuando tu ex se convierte en tu BFFFoto:

En el escaparate de la fama es más frecuente airear las miserias de los amores rotos que los afectos duraderos, pero también es cierto que cada vez más a menudo algunos muestran en público cómo resolver sin víctimas una relación de pareja. Es el caso de Reese Witherspoon y Ryan Phillippe, quienes lo superaron siendo conscientes de que lo más importante eran sus niños. “Me costó años sentirme bien después del divorcio. Eso afectó a mi carrera, pero ahora lo veo todo con otra perspectiva”, reconoció la actriz en una entrevista. En su amplia y variada familia hoy caben todos, tanto ellos y sus dos hijos como sus nuevas parejas y los críos que han tenido con estas. Es la misma idea que comparten Marc Anthony y Jennifer Lopez, unidos por sus mellizos, junto a los que celebran fiestas y cumpleaños en compañía de la nueva mujer de Marc, Shannon De Lima.

No son los únicos que asumen el desamor con naturalidad. El actor David Arquette, que se ha casado de nuevo, al igual que lo ha hecho su primera mujer, la actriz Courteney Cox, se declara feliz de que ella permanezca en su vida: “Tenemos una empresa, Coquette Productions, con la que producimos series y películas. Además trabajamos juntos y resulta simplemente increíble. La quiero. Estuvimos casados 13 años y tuvimos una hija. ¿Cómo vas desperdiciar todas esas cosas?”, afirma.

También es posible mantener nexos sin hijos de por medio. Ese fue el caso de Justin Timberlake y Cameron Diaz, quienes tras cuatro años de idilio no renuncian del todo a lo que compartieron: “Amo a Justin y él siempre me amará, aunque de una forma distinta a como nos queríamos en el pasado. Lo bueno es que el cariño evoluciona. Por eso ahora mantenemos una amistad maravillosa”, dice la actriz.

Orlando Bloom y Miranda Kerr, Mariah Carey y Nick Cannon, Ben Affleck y Jennifer Garner o Sean Penn y Madonna podrían ser otros buenos modelos de ruptura, al igual que Bruce Willis y Demi Moore, pioneros en esta suerte de dar por terminados muchos años de matrimonio haciendo de la amistad la mejor de las secuelas. “Es una suerte tenerlo como ex”, ha llegado a declarar Demi, que estuvo presente en la boda de su antiguo marido con su actual pareja, Emma Heming. Por aquel entonces ella estaba casada con Ashton Kutcher, el hombre que un par de años después la dejaría con el corazón roto entre rumores de infidelidad. Ella sigue agradecida a Bruce por haber sido su paño de lágrimas en esos momentos; para Kutcher solo tiene palabras de desprecio.

“Conservar una buena relación con tu ex depende generalmente de las circunstancias de la separación”, explica la doctora Marta Campo Ruano, jefa del servicio de Psicología del hospital de La Zarzuela de Madrid, “por eso una misma persona puede reaccionar de manera diferente en las rupturas. Si ha existido respeto y no ha habido engaños es más probable que puedan mantenerse algunos de los lazos que les unieron. No obstante, es muy difícil olvidar los reproches en una separación conflictiva. En esos casos puede ser mejor romper todos los puentes para protegerse y superarlo”.

Sin embargo, en ocasiones lo compartido durante años genera unos vínculos que ni siquiera el escándalo es capaz de liquidar. Aún se recuerda la imagen atemorizada de Hugh Grant en una ficha policial abierta al haber contratado a una prostituta en plena calle. El revuelo mediático duró meses, alimentado además por otras revelaciones sobre el carácter promiscuo del actor. La modelo y actriz Liz Hurley afrontó el trago con la separación, pero sin odio. “Hugh continúa siendo mi mejor amigo. Es muy importante para mí”, declaraba ella recientemente en la televisión inglesa. De hecho, el actor es el padrino de Damian, el hijo que la modelo tuvo con su siguiente pareja.

El adulterio de Sarah Ferguson también desembocó en un final abrupto y público de su matrimonio con el príncipe Andrés de Inglaterra, pero eso solo dio lugar a otro tipo de complicidad que les lleva a pasar las vacaciones juntos e incluso a compartir una casa en Suiza. “Él siempre será mi príncipe guapo”, ha reconocido ella. Al igual que estos casos, la fantástica relación que la actriz norteamericana Fran Drescher mantiene con su ex, el productor Peter Marc Jacobson, quien después de 21 años de matrimonio reconoció su homosexualidad y decidió vivirla en libertad, prueba hasta qué punto el aprecio puede sobrevivir a las crisis más serias. “A algunas personas les cuesta mucho romper los vínculos y desean seguir teniendo cerca, de un modo u otro, a sus ex. Prefieren algo a nada”, añade la doctora Campo Ruano, “hay que tener cuidado porque no terminar de aceptar una ruptura puede condicionar la manera de afrontar otras relaciones. Resulta estupendo y recomendable llevarse bien con quien fue tu pareja, sobre todo cuando tienes hijos, pero también es necesario entender que todas las rupturas son asimétricas, que uno sufre más que otro, y que para establecer una amistad primero hay que romper de verdad, alejarse y luego, poco a poco, con el tiempo, intentar la aproximación”.

A ese propósito también ayuda el cambio de modelo de pareja en las nuevas generaciones, que entienden mejor la dificultad de que las relaciones duren toda una vida y que admiten que los amores pueden sucederse sin necesidad de sepultar las emociones pasadas. La psiquiatra Any Krieger sostiene que “las actuales configuraciones familiares, en las que los ex siguen presentes en nuevos matrimonios a través de los hijos en común, están favoreciendo una tendencia a aceptar el amor después del amor”. Una encuesta realizada por la Universidad Abierta Interamericana a hombres y mujeres de entre 18 y 70 años concluía que para el 54,3% de los consultados era posible preservar una relación amistosa con una antigua pareja, y el 45,4% aseguraba que lo había conseguido.

 



cover
00:00 00:00