WWW.CAPITALFM.MX

Teléfono en cabina: 
|

Martes 12 de noviembre 2019

Obsesión por el desayuno

capital-fm
Obsesión por el desayunoFoto:

Dar un paseo por Instagram con etiquetas como #healthybreakfast o #breakfasttime es adentrarse en un mundo paralelo en el que millones de publicaciones nos informan de que desayunar está de moda. Hay quienes siguen desayunando lo mismo cada mañana desde hace años, los que apenas prestan atención a la primera comida del día y auténticos fanáticos del desayuno que son capaces de levantarse dos horas antes cada día para prepararse auténticos manjares y compartirlos, por supuesto, a través de las redes sociales.

Moda o toma de conciencia, lo cierto es que la comida más importante del día causa más sensación que nunca. Es importante irse con la energía puesta de casa, con los nutrientes necesarios, y no sólo para no acabar picando entre horas. Según el Sistema de Salud Británico, desayunar puede tener beneficios para la salud a largo plazo, incluyendo la reducción de la obesidad, la presión sanguínea, las enfermedades cardíacas y la diabetes. «El desayuno es una toma bastante importante si tenemos en cuenta que una dieta equilibrada es aquella en la que están los nutrientes adecuados en suficiente cantidad¡», explica Álvaro Sánchez, nutricionista de la clínica Medica Diet. «Sin el desayuno probablemente la dieta acabará siendo pobre en fibra y en otros micro nutrientes. Además, el aporte energético es fundamental para que el rendimiento sea óptimo a lo largo de la mañana», añade.

Entonces, ¿si no desayunamos o desayunamos mal, nuestra dieta tendrá carencias? «Esto es más una cuestión de marketing que de realidad, ya que en las comidas y cenas se suelen introducir verduras, hortalizas y legumbres, que son los pilares imprescindibles de la dieta mediterránea», aclara el experto.

Ya sea porque nos preocupa nuestra salud a partir de una alimentación equilibrada o porque eso de que nos preparen un desayuno completo un domingo por la mañana nos gusta más que nada en este mundo, lo cierto es que cada vez hay más restaurantes y cafeterías que cuidan la primera comida del día. Desde desayunos saludables a base de avena, pan de centeno, fruta y zumos energéticos a completísimos brunch de tres o cuatro pases que cuesta terminarse a pesar de la resaca de la noche anterior. Y, ahora también, lugares especialmente diseñados para el breakfast time como Cereal Hunters, el bar de cereales que ha instalado en Malasaña (Madrid) la pasión por los copos de colores, las leches de sabores y los toppings originales que reina en Londres y Nueva York.

«La población ahora se preocupa mucho por llevar una alimentación saludable, más allá del control de peso. Por la causa que sea, se ha reducido la oferta de dulces, bollería o algo más tradicional como los churros a la hora de desayunar, una tendencia que cualquier profesional sanitario debe apoyar», observa Sánchez. Eso sí, para no volvernos demasiado paranoicos con las tendencias, el experto recomienda un desayuno muy clásico, fácil de encontrar y que nunca pasa de moda gracias a su aporte de fibra y grasa insaturada: el pan integral con aceite.

Desde comer porridge (una especie de papilla o gachas de avena que se mezcla con leche y se suele tomar con miel, frutas y frutos secos), un simple tazón de cereales o unas tostadas a prepararse un completo desayuno más o menos saludable con zumo detox incluido. Hoy hay miles de opciones cuando se trata de empezar el día y hacerlo de manera saludable siguiendo unas pautas básicas de nutrición. Quizás por eso en Instagram los perfiles dedicados a la comida más importante del día no han dejado de proliferar. Estética cuidada y alimentos que entran por los ojos son los secretos de cuentas como @ayearofbreakfasts (que propone una opción diferente para cada día del año), o @breakfastnbrunch (que promete abrir el apetito con un simple scroll).

Pero partiendo de la base de que la normalidad no existe, de que cada persona tiene un ritmo de vida, un apetito, unas costumbres y una actividad física distinta, Álvaro Sánchez destaca la importancia de adaptar la toma del desayuno a cada persona. «Es recomendable introducir alimentos ricos en fibra como pan o cereal integral, pero sin azúcar añadido, y frutas. A los que se puede sumar el aceite de oliva, siempre recomendable, los lácteos y los alimentos proteicos». Es decir, no hay un desayuno estándar ideal, pero hay alimentos que sí lo son.

No obstante, la nutrición sigue siendo nuestra asignatura pendiente y, a la hora de desayunar, también hacemos muchas cosas mal. Desde el zumo de naranja, que es un ácido que no le va bien al aparato digestivo, a las frutas crudas que en general no le convienen al estómago a primera hora de la mañana, pasando con el café azucarado como remate. Lo ideal sería aportar al desayuno frutos secos con aceites grasos esenciales, nutrientes como el aguacate, leches vegetales como la de arroz, almendras o coco, cereales ricos como la avena o proteínas como una buena tortilla de huevos ecológicos. «Abandonemos el consumo de productos procesados aunque para ello sea necesario dedicar más tiempo al desayuno». Palabra de nutricionista.

 



cover
00:00 00:00