WWW.CAPITALFM.MX

Teléfono en cabina: 
|

Viernes 4 de diciembre 2020

Cerrajero argentino capta cómo explota una estrella.

capital-fm
Cerrajero argentino capta cómo explota una estrella.Foto:

Un cerrajero argentino capta por casualidad cómo explota una estrella

El descubrimiento del argentino Víctor Buso se produjo por serendipia, como otros avances de la ciencia.

El término serendipia, según la Real Academia Española, se refiere al “hallazgo valioso que se produce de manera accidental o casual”. Entre los descubrimientos que han ocurrido por fortuna en la historia de la ciencia destacan medicamentos como la penicilina, el sildenafilo (la popular Viagra) o el grafeno, una lista que hoy se completa con un avance más en el campo de la astronomía gracias a un aficionado argentino llamado Víctor Buso.

El astronómo aficionado retrató por primera vez el nacimiento de una supernova, es decir, la explosión de una estrella
Su observatorio privado le ha servido también a Víctor Buso para aparecer en la prestigiosa revista Nature, donde hoy se publica su hallazgo más importante. El pasado 20 de septiembre de 2016, este astrónomo aficionado estaba realizando pruebas con una nueva cámara que iba a instalar en su telescopio de 16 pulgadas. Fue entonces cuando realizó una serie de instantáneas de NGC 613, una galaxia con forma de espiral que fue observada inicialmente por William Herschel —el mismo que descubrió Urano— y que se sitúa a ochenta millones de años luz de la Tierra, dentro de la constelación de Sculptor.

Tras examinar las imágenes, Buso observó un tenue punto de luz que se iluminaba rápidamente cerca del extremo de un brazo de la espiral, que no aparecía en el primer conjunto de fotografías. Alertado por lo que veía, el astrónomo aficionado avisó al equipo de Melina Bersten, del Instituto de Astrofísica de La Plata (Argentina), que pronto se dio cuenta de la rareza del hallazgo. El rosarino había captado el nacimiento de una supernova, es decir, la explosión de una estrella. El fenómeno es tan poco frecuente que no se había logrado inmortalizar nunca. De hecho, según Bersten, las probabilidades “están en uno entre diez o tal vez incluso cien millones”.



cover
00:00 00:00